×

Mensaje

EU e-Privacy Directive

Este sitio web utiliza cookies para gestionar la autenticación, navegación y otras funciones. Haciendo uso de nuestro sitio web, usted da su consentimiento para guardar ese tipo de cookies en su dispositivo.

Usted ha rechazado las cookies. Esta decisión puede ser cambiada

 Imprimir 

De izq a dcha: las músicas: Virginia Martínez, Lina Tur, Judith Jáuregui, Ana María Valderrama, Elena Mendoza, Pilar Jurado, Helena Poggio.

Foto: JAVI HERNÁNDEZ SUAREZ Y ANTONIO ROJO

29/04/2017

 

BENJAMÍN G. ROSADO

Al otro lado del escenario y con un café en las manos, Virginia Martínez (Molina de Segura, Murcia, 1979) asegura no haberse sentido nunca discriminada, a pesar de ser la única directora titular de la treintena de formaciones de la Asociación Española de Orquestas Sinfónicas que reciben dinero público. "Jamás me he considerado un animal exótico", asevera, "he padecido más problemas por ser joven y tener ideas propias que por ser mujer".

Vaya por delante que cuando firmó en 2012 su contrato con la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia, de la que es directora musical y artística, estaba embarazada de ocho meses. "Más allá de mi propia experiencia, soy consciente de que existen gravísimas desigualdades y de que hay que seguir trabajando para normalizar la presencia de mujeres directoras", indica.

Tras estudiar en el Conservatorio de la Ciudad de Viena, rechazó un puesto importante en un teatro alemán. "Cuando me hicieron la oferta, acudí al camerino de Simon Rattle para hacerle una pregunta. 'Maestro', le dije, '¿es usted feliz?'", recuerda. "Se me quedó mirando un rato, pero no llegó a contesta", apunta. Aquel silencio la marcó: "Entendí que para dirigir bien hay que estar satisfecha con lo que una hace. Y para mí la proximidad a mi familia es innegociable".

 

Entrevista extraída del reportaje de: http://ariadna.elmundo.es/elmundo/